jueves, 21 de octubre de 2010

Acumulando

En la mesa del comedor de mi casa se han ido acumulando cosas... las estoy viendo mientras escribo esto: un cd que me regalaron, una revista que no sé de dónde salió, las partituras de La Habanera y de la Canción por la Esperanza que ya canté y que tengo que ¿archivar? ¿botar? (nunca sé bien qué hacer con las partituras viejas), unas velas aromáticas que no sé dónde poner, un separador de libros, una chequera de una sociedad que ya liquidé, una caja de advil desocupada cuyo contenido viajó al exterior, una banda elástica, un portaminas, un cortauñas y un cortauñeros, una candela que dejó Juan Pablo tirada en el piso y que por haberla recogido estamos hablando muy bien de mi, una billetera linda que le compré a Daniel, las revistas del malpensante que tuve que sacar del revistero para que este fuera usado como soporte de la tambora con la que mañana me tengo que encartar vía Buga y que no cargaré yo.

Tuve un jefe que decía que papeles en el escritorio eran decisiones demoradas... creo que tenía razón...

Eso se acumula en esta mesa, para no hablar del corazón.

Eres una represa.  Me vas a dejar fluir.

8 comentarios:

JuanDavidVelez dijo...

De Don Victor Gaviria.

"Los días del olvidadizo

Mi locura es antes que todo el desorden de las cosas que acumulan los años: me hacen bajar los brazos de desanimo verdadero, y no sé qué está primero, si el día de ayer o el de mañana, si este pensamiento minúsculo como el polvo de oro de la tarde envasado en la penumbra del cajon, o las cartas de amor que prometí...
¿Quién está primero o último?
Necesito el costal del indigente donde guarda sus cosas primordiales,
todas en orden, cualquiera sea el lugar, o el costal del ladrón antiguo que saltaba los patios y que desconoce el tesoro que reunió en la oscuridad.
Necesito una mesa tan grande como la arboleda de mi primer colegio, una mesa de fiebre que no tiene bordes, para que estén todas las cosas-novias de mis días de olvidadizo, unas junto a las otras como un herbario sin clasificar, como un rastrojo saludable, donde mis cosas estén bajo la misma dulce mirada del Dios de los reblujos, que iguala el valor de las cosas dispares como si se tratara de hombres."

JuanDavidVelez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JuanDavidVelez dijo...

Y otra de Don Victor y ya.

En una poesía que se llama Poemas del desorden habla de que el mira todas sus cosas

"...Llego a mi pieza y busco empezar las tareas del día, pero todo está tan sin comienzo ni final que me siento a mirar mis cosas suspendidas en el aire, como si se tratara de un primitivo caos personal del que saldrá de pronto un hijo único, inusual..."

"...Pero de mi caos primitivo no nace nadie, hago experimentos y desordeno todavía más las hojas y los libros, los mezclo con ropa y fotografías, abro las ventanas para que llegue el viento y un poco de agua llovida, y se agrega el polvo rutinario y las hojas menudas del matarratón, las hojas hendidas del casco de vaca y las semillas que traigo de mis paseos en la calle, y las revuelvo con mis manos como si fuera el tiempo, y las pateo con mis pies como si desalojara con odio a mis enemigos, y apago la luz y no regreso en días, pero de mi desorden nadie nace, ninguna nueva órbita de cosas olvidadas se pone en movimiento.
Porque desde que mi padre ha muerto, desde que yo mismo he muerto, ninguna alegría impulsa el corazón, ningún orden imita la verdadera alegría de la vida."

JuanDavidVelez dijo...

Que pena Ana cogerle de parche el blo, era que yo siempre había estado esperando una entrada de blos acerca de las cosas en un escritorio pa poner esas dos cosas, y se me dio la oportunidad al fin.

Ana, ¿no te gusta el acetaminofen? es mejor que el advil, aunque @pelucavieja dice que los que tienen inquietudes artisticas toman advil rojo, que por estetica, que el acetaminofen es pa ingenieros cuadriculados.

Lo mio es una batalla por lidiar los dolores con los fármacos incluidos en el POS, es una defensa de nuestras instituciones, en serio, es como una simbologia que yo manejo pa aliviame, en pie de lucha ¡presente!

alvaron dijo...

¡No es para tanto! Son cositas que uno va dejando de lado porque no sabe que hacer con ellas y ya está! No hay que porque crearse conflictos ni buscarle explicaciones sicológicas.

Ana dijo...

Yo no tengo ni idea qué tiene el POS, pero se me hace que ahí no hay nada bueno, que quite por ejemplo las migrañas que a mi me dan... Esas pastas (que sí, me parecen divinas, será por mis inquietudes artísticas) las compré recomendadas por mis amigos cantantes... que no sé si me las recomendaron por lindas, el caso es que buenas sí salió la que me tomé, porque como te digo, las demás viajaron.

Me gusta mucho sobre todo, lo que pones de Víctor en el segundo comentario, tal cual así me siento... suspendida con todo detenido, ni empezando ni terminando...

Y bien puedes hacer con este blog lo que mejor te parezca!! : )

Alvaron, gracias por darme tranquilidad!! yo no puedo creer que no vayas a venir a darme tranquilidad hasta Medellín!

Anónimo dijo...

...Y la represa contiene, pero y también transforma. Pasa que un día, aunque la mesa tenga espacio, no soportas las cositas dejadas por ahí de lado...Un cd?!

Ana dijo...

Sí, un cd...