sábado, 9 de octubre de 2010

Mi temblor

Es una sensación muy bonita la de cargar a un niño dormido.  Mi mamá no va midiendo la velocidad del carro y con las curvas y los quiebres de la ciudad Sofía puede despertarse en cualquier momento.  Levanta la cabeza y con sólo tocarla vuelve a recostarse en mi hombro donde sospecho que ya tengo una mancha de babas que amaré, porque son de ella.

Pasamos por el estadio y pensamos que es mejor hacer des-coordinar un matrimonio y un partido del Once Caldas.  Dónde parquean su carro los testigos, dónde parquean su carro los amigos.  Si no es posible des-coordinar ambos eventos, es mejor decirles que lleguen a pie, las calles del barrio estrella son el parqueadero de quienes van a ver el partido.  No es lo que sucedió hoy.  Hoy están coordinadísimos un matrimonio y un partido.  Estando tan cerca del estadio oímos todos sus gritos.  El juego parece estar bueno, cuando salimos de donde el tío el marcador iba dos - uno ganando nosotros contra el Deportivo Independiente Medellín.  Allá están los papás de Sofía... y las cámaras de televisión que transmiten el partido para la gente que está en Bogotá.

El apartamento de mi abuelita se mece con los gritos del estadio... histeria colectiva: 5, 4, 3, 2, 1 temblor... últimamente siento que tiembla cada dos minutos, donde mi abuelita la sensación es real.  Cuando llegan los papás de Sofía nos cuentan que el partido estuvo regular.

Hoy cayó ceniza del volcán, es probable que le dé por estallar, es probable que le dé por temblar.

Yo quiero temblar.
Yo quiero estallar.
Es todo en lo que puedo pensar.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno que estallaras, a lo mejor vuelves...Bueno que estallaras, a lo mejor te quedes... Bueno que estallaras y volvieras a ser del mundo, tu sonrisa de la calle y las 4 , las 8 vueltas de tu pelo del viento que acaricia mi frio egoismo...Bueno que estallaras y cada átomo acaricie la felicidad , des coordinen hasta las barras que animan el partido, se reordenen las parejas y que nada te robe atención... y ya lejana tu, solo te acaricie mi calido desprendimiento

Ana dijo...

Sí, bueno que estallara y se reordenara todo...

Anónimo dijo...

Mi queridisima tábata, busca una canción de Amaral que se llama el úniverso sobre mi. Me parece que apunta a lo que quieres decir.

Ratushka dijo...

Es una entrada distinta a lo que suelo encontrar por aquí. También me gustó. A mí sí que me hace falta una buena sacudida y una explosión nuclear.
Un simbólico cafesito con leche te dejo.
En estos días dejará de ser simbólico, espero.

Ana dijo...

Pame, es como eso, pero habiendo encontrado el sitio no te puedes sentar...

Ratushka, yo también espero que deje de ser simbólico! Y sí, estamos como en otro mood...

taranto dijo...

Vecinita ANA:

Me preocupo por tu SALUD y por tu MOTILADO...
¿los Estudios Centrales de Radio Cóndor tienen estructura antisísmica?

¿No están las columnas rellenas de guaduas, para ahorrar hierro, como pasó en la demolida Armenia?

(¿A cuántos maestros de obra e ingenieros, han condenado a la guandoca?... ¡Habrá que recurrir también a la Corte Penal Internacional!).