viernes, 14 de octubre de 2011

León

En el colegio me daba mucha pena decir que mi abuelo se llamaba León.  Mi abuelito todavía se llamaba 'abuelito' cuando me enteré de que había un animal que era el león... después de eso supe que él se llamaba como ese animal.  A mí eso me parecía fuera de todo orden y absolutamente vergonzoso.  Así que yo no decía nunca el nombre de mi abuelito y, había que dar gracias, casi nunca me lo preguntaban.  Una vez la madre superiora del colegio en el que estudiaba me preguntó delante de mis compañeritas que si mi abuelo era León Villegas Toro; yo le contesté que no... ella me miró y me preguntó otra vez que si mi abuelito no era el dueño de la papelería Veyco, Don León Villegas Toro y yo volví a contestar que no entre desesperada y humillada.  Ella insistió por tercera vez y yo negué 3 veces a mi abuelo ese día antes de que cantara el gallo.  Me daba pena con mi abuelo detestarle el nombre y avergonzarme de eso, pero mi problema no era con él, era personal: me hacía sentir incómoda, distinta, cursi, perteneciente a una familia que tomaba decisiones de mal gusto.  Cuando uno está en kinder estos problemas son muy serios.
Luego aprendí a burlarme de mis "defectos" antes de que lo hicieran los demás.
Maria Paula Jaramillo me preguntó ese día, como 9 años después, el nombre de mi abuelito para despedirse apropiadamente:
- Tigre.
Me miró con cara confundida mientras yo le devolvía una mirada seria pero tan directa que la hizo sospechar, así que fue a preguntarle a mi mamá:
- Pilar, ¿cómo se llama tu papá?
- León.
María Paula se devolvió muy seria hasta donde mi abuelo mientras yo insistía que ese sí era su nombre a las carcajadas:
- Hasta luego, que esté bien.
Graciosos Don Bernardo Villegas y Doña Camila Toro a quienes se les ocurrió ponerle nombre de fiera a una persona que tendría que llevar, además, otra en el apellido.  Y así salió.  Siquiera nunca se enteró de que en kinder yo no tenía carácter.

15 comentarios:

alvaron dijo...

Prima,que linda historia, me ancantó!

Ana dijo...

: ) ¡Gracias Primo!

Ivan Dario Correa Villegas dijo...

Mi abuelo era Leonidas Villegas Bustamante, la historia mía camina al lado cuando me di cuenta que elmhombr mas bello del mundo tenia el mismo nombre del malo se los X Men... Por eso por hermoso lo seguí llamando abuelo y no Leonidas...

Ana dijo...

Jajajaja... yo a mi abuelito también le dije siempre abuelito. Esa gente es muy tierna para decirle por el nombre.

Lizeth dijo...

Esa experiencia la vivió mi papá en Italia donde pensaban que se llamaba Carlos León [nombre] Fonseca [apellido]. Sin embargo, ni él ni yo nos avergonzamos de semejante honor mamífero.

Ana dijo...

Yo sí tuve también un poquito de problema con mi apellido... me decían table o taburete... no me mataba. Luego uno madura y ya.

Lizeth dijo...

A mí no me avergüenzan mis apellidos, pero no soy capaz de dar el nombre completo porque van y lo googlean y queda uno en evidencia.

Adriana Villegas Botero dijo...

jajajajaja la historia del Tigre con María Paula está muy chistosa. No la conocía. Y no sabía tampoco que chiquita tuvieras ese "secreto vergonzoso". Quién lo imaginaría. A mi hoy León me parece un nombre bonito. Y no se me olvida que eres leo.

¨ce_ dijo...

Son beias las historias de nombres.
Leo siempre a una madre argentina que tiene un niño de unos 4 o 5 años que se llama como tu abuelo.
Me parece un nombre formidable :)

Adriana Villegas Botero dijo...

Nieta de Tigre sale pintada

Maybeth... dijo...

Los nombres de los abuelitos son raros... aunque mi abuelito fuera el hombre que más amaba en el mundo en mi infancia... su nombre era raro y para mí también era abuelito... que linda historia la de tu tigre!!

Ana dijo...

Ya me hiciste llenar de curiosidad, Lizeth.
Adri, sí, algo saca uno del carácter del abuelito y del hecho de que ambos somos leo... bueno él fue. Uno leo y León, mucha cosa para andar por el mundo.
Ce, A mí también ahora me encanta ese nombre, me parecería muy charro encontrar un niño que se llame así.
Maybeth, ¿cómo se llamaba tu abuelo? creo que tus nietos dirán lo mismo.

Ratushka dijo...

:)

Anónimo dijo...

Disculpa mi opinión, pero después de leer el blog... no me quedó nada el vacío lleno de letras

Ana dijo...

Nada que disculpar, este blog no tiene ningún propósito trascendental. : )