domingo, 21 de marzo de 2010

Vuelve la Orquesta Sinfónica


El 6 de Abril tendremos la fortuna de volver a ver a la Orquesta Sinfónica en el Teatro Fundadores de Manizales.

Gracias a las gestiones realizadas por la Gerente del Proyecto, por la Gerente y la Junta Directiva de Batuta, por el Rector de la Universidad de Caldas y por su junta asesora para este asunto, así como a las jornadas de trabajo en las que participaron el Director y algunos integrantes de la Orquesta, miembros del Ministerio de Cultura, de la Alcaldía, de la Gobernación y de la Universidad, muchos ciudadanos manizaleños preocupados por la agrupación y, muy importante de mencionar acá, gracias al respaldo de la ciudad en el concierto de despedida del pasado 11 de junio, que se constituyó en un plebiscito como muchos lo dijeron, este año 2010 después de 9 meses de ausencia, vuelve la Orquesta Sinfónica.

No podríamos decir que este tiempo no nos ha afectado.  Como lo dijimos, hubo gente que perdimos.  Se fueron, porque ellos estudiaron música para vivir de eso, no para serenatiar barato a todos los que piensan que el arte es un oficio de beneficencia.  La Orquesta se ajustó a un nuevo esquema, donde si bien no se pierde la idea central de hacer de ella un proceso de profesionalización, las plazas disponibles son menos tratando de responder a los presupuestos apretados para la cultura en el país.

Sin embargo, a pesar de la felicidad que todos sentimos, es importante decir que las soluciones estructurales no están dadas.

Nuevamente tenemos recursos sólo para este año.  Y nuevamente tenemos una gerente de la Orquesta, que aunque muy pilosa y llena de entusiasmo, ella sola no es suficiente personal para la cantidad de tareas que demanda la administración de la agrupación y, por lo tanto, nuevamente tendrá Nelson que dedicarse a asuntos administrativos que le quitan tiempo para hacer lo que tiene que hacer un director: música.

Ahora que vamos a volver a empezar, es importante recordar lo que necesitamos para ser sostenibles.

Primero, presupuestos estables que no haya que solicitar año tras año a los entes de gobierno municipales, departamentales y nacionales, así como los recursos que se asignan desde la Universidad de Caldas.  Los que sean, muchos o pocos, deberían ser por lo menos fijos, para que la orquesta tenga una base sólida sobre la cual empezar a trabajar.  Este año el inicio se dará en marzo, cuando lo lógico es que empecemos en enero, pero para ese mes es imposible contar con liquidez en el esquema actual de contratación, donde se cuenta con recursos para el segundo semestre, entre otros asuntos debido a la Ley de Garantías, que hace imposible llamar a licitación a todas las orquestas sinfónicas de la ciudad para saber a cuál contratar.  Esa es la respuesta a la pregunta de por qué todos los eventos culturales se concentran en el segundo semestre.

Y segundo,  un esquema administrativo más complejo que un gerente solo.  Esto necesita un equipo interdisciplinario: prensa, comunicaciones y publicidad, tareas comerciales y de ventas, tareas administrativas y de personal, y la muy importante área estratégica que de solución al primer punto.  Áreas específicas que son ahora asumidas entre las siguientes instancias: la gerente, Batuta y la Universidad de Caldas.  Tareas que terminan en manos de funcionarios que no tienen ninguna responsabilidad directa sobre el proyecto.  Y todos sabemos cómo resultan las cosas cuando uno trabaja por la Orquesta a manera de favor.

Es momento importante para recordar que este es un proyecto de ciudad; considero que es la enseñanza más importante que nos deja la crisis del año pasado.  Es necesaria la participación de Universidades, Alcaldía, Gobernación y Ministerio, así como la gestión de recursos propios y el apoyo del público de manera efectiva.

Por eso, también nos esperan grandes retos a la Orquesta al Coro y al público.

La Orquesta y el Coro tendremos que demostrar por qué vale la pena hacer una inversión en nosotros.  Y con el respaldo obtenido de la ciudad entera el pasado 11 de junio, no duden que tendremos muchos ojos viendo cómo lo hacemos.  Pero eso me preocupa menos.  Si bien el reajuste de volver sin contar con algunos de los intérpretes que se han ido nos afectará, sobretodo anímicamente, este es un proceso que ya ha demostrado con suficiencia que sí funciona en cada uno de los que se han marchado y en todos los que se quedan... el trabajo dedicado que cada uno ha mantenido hará que el ensamble funcione nuevamente y de manera ágil.

Y por último el público.  El respaldo del teatro lleno no sólo fue importante para el concierto de despedida del año pasado.  Es importante, si queremos una Orquesta Sinfónica para la ciudad, que vayamos a verla cada que aparece en escena, porque esa es la demostración más clara de nuestro impacto.

Para los que estamos aportando nuestro talento allí, todo esto ya empezó.  Para la ciudad empieza el 6 de abril, hacer su parte será importante.  Hay que ir.

Este es un "hola de nuevo" lleno de riesgos, el proceso sigue siendo frágil desde lo administrativo, tenemos que seguir demostrando que esto es lo que queremos, defendiendo este espacio para los que vienen después, porque la ciudad no la hacen solo los gobernantes, la hacemos cada uno de nosotros con actos claros, haciendo bien nuestra tarea, desde lo artístico y desde lo presencial.  Es importante ir.  Contamos con su presencia.

13 comentarios:

Don Rul dijo...

Las buenas noticas de la música son doblemente buenas.

¡Mucha suerte!

alvaron dijo...

Esta aventura de la cultura, que no es fácil, es capaz de generar grandes y perdurables alegrías y tb sinsabores de la misma calidad. Espero que esta vez sea para largo!

Ana dijo...

Gracias Don Rul y Alvaron por sus deseos! :D

Lalu dijo...

Las cosas no se hacen sostenibles hasta que se le enseñe a la gente a que le guste la mùsica clàsica, de manera que ellos solitos asistan y luego exijan que existan instituciones como la orquesta sinfònica.

ilive dijo...

Primero que todo, felicitaciones!
me encanta recibir noticias y cuando son de personas que conozco entonces son doblemente buenas.

Segundo como buenos colombianos tenemos mucho en que trabajar para el mediano y largo plazo de un proyecto tan importante para la ciudad y para los ciudadanos. Un gerente como bien dices puede hacer mucho pero es solo una persona y como dicen en ingles "one person can only do so much"... Necesitamos la estructura organizada y los fondos para mantener esa estructura en el tiempo, la sostenibilidad del proyecto. Es autosostenible? bueno de alguna forma seria lo ideal pero es dificil y para los primeros años (llamese 5 o 10) siempre sera importante tener varios socios (uno solo no es suficiente porque si este falla...ya sabemos que puede pasar), interesados, dispuestos y con la capacidad financiera necesaria.

Y tercero, enseñar a que la gente le guste la musica clasica es un arte, pero para poder enseñar debe haber personas con la capacidad y con las ganas de hacerlo, comprometidas con el arte de escuchar y aprender y con el carisma para hacerlo realidad.

Paulo dijo...

Aunque interpreto la alegria que produce en los miembros de la orquesta, el coro y un sector del público, la noticia de la reaparición en escena de la orquesta sinfónica de Caldas, debo decir que no me produce ni siquiera una esperanza. La tarea a medias se ha hecho de nuevo y de nuevo también las indulgencias a quienes mantienen vivo al moribundo, pero ahora con más cables conectados. Sucumbir al impulso meramente artístico en una ciudad acorralada por las malas decisiones administrativas es un paso atrás. No es bueno recomenzar cuando se tiene la certeza de que surtió efecto medíatico el "plebiscito" del 11 de junio pasado, pero que los gestores de un equilibrio en este proceso son benefactores de otros nefastos procesos y me refiero al alcalde, al gobernador, los concejales y diputados, los funcionarios del Ministerio de Cultura y los de la Universidad de Caldas, todos, sin excepción apáticos al desarrollo cultural en la región y en el país. Para decirlo más claramente, lo resuelven a medias ahora que se aprovecha la enjundia electorera, pero no más allá, porque ellos tienen un mandato que está más que claro y es seguir abreviando el espacio de desarrollo humano en el cual la cultura y las manifestaciones artísticas juegan un papel absolutamente relevante y a eso no le juegan ellos.
Un saludo solidario, pero decepcionado desde la Bogotá que vibra con el Festival Iberoamericano de teatro, como apuesta de convivencia y transformación cultural que no vive de las chichiguas ni de las taras de la ley de garantías porque sabe lo que es pensar en autosostenibilidad. Conduzcámonos hacia ese criterio, que seguro es una vía más eficaz para que el proyecto Orquesta Sinfónica de Caldas, ópera y demás apéndices, crezcan como el proyecto y los ciudadanos lo merecen.

ilive dijo...

Me encanta la gente propositiva de criticas constructivas que ademas propenden por crecimiento y por mejora y no aquellas que solo pueden ver los aspectos negativos comparandolos con otros donde si hay cosas hechas de la mejor forma.
Que en Paris, esto que en NY aquello que en Ráquira tal cosa...pero entonces manos a la obra no al discurso unicamente!

CarlosH dijo...

Gracias por creer en la cultura, gracias por luchar por ella; por pensar que aquí podemos ser tan buenos como en cualquier parte del mundo, que es posible salir para mejorar, pero que tan bien es posible regresar y hacer mas grande nuestra ciudad. Hay que seguir soñando y luchando hasta que los gobernantes entiendan que el arte no es solo una opción; es una necesidad del mundo

Ana dijo...

No serías tu si no dijeras cosas como esas Sánchez... pero, y qué propones para tu ciudad?... el modelo de autosostenibilidad que ya (ahora sí) conoces? o facilitarles la vida y ayudarles a hacer la tarea a aquellos de los que despotricas... Y no vale como respuesta que ya hiciste y no quieres volver a hacer, eso no es respuesta para el vació que queda... no estaremos de acuerdo... Pero te agradezco siempre tu participación en este blog.

Lalu... controvertible posición... decir eso es caer en el círculo vicioso del que habla Ilive...

Si a la gente le gustara, iría, pero para ir tiene que tener a dónde ir, pero primero le tiene que gustar, pero antes tiene que haber un algo que le pueda gustar... y no, los cd's no son placebo bueno... por alguna parte hay que romper el círculo... Además, a la gente en Manizales, le gusta ir... y no tocamos solo música clásica... La Orquesta Sinfónica toca repertorio amplio del amplio mundo... ; )

Quiero dejar claro, porque sé que estoy respondiendo justo desde MI posición, que agradezco las ideas contrarias a las mías, y las valoro y me detengo a pensar sobre lo que todos dicen... este tema es altamente sensible para mi, así que me apasiono y contesto con más candor que en otros post, donde simplemente todo me parece válido... sin chistar... Aquí sí, asumo una posición... qué vaina!

A Ilive y CarlosH y también a Paulo (Sánchez) y Lalu, gracias por sus comentarios.

Daniela dijo...

no es facil luchar por algo que sabes que tarde o temprano puede terminar, sin embargo mientras exista la ilusión de que continúe, se seguirá luchando por la causa, y nuestro pequeño grano de arena es nuestra voz, que en conjunto se vuelve obra maestra!!!!

Lalu dijo...

No creo que sea un círculo vicioso.
Creo que para llegar a la autosostenibilidad, el estado tiene que subsidiar un tiempo y eso es bueno para la sociedad.

Ahora quieren que todo sea autosostenible desde el primer momento y esa postura, además de poco realista, hace que se acaben cosas que valían la pena.

Ana dijo...

Ahhh Lalu, en ese matiz sí estuvimos completamente de acuerdo... mucho o poco (sobretodo ojalá suficiente!!!), pero lo del estado tiene que ser fijo

Lalu dijo...

jajaja, sí, yo creo que no me expliqué bien en el primer post.

El Estado tiene que darle a los ciudadanos las cosas nuevas hasta que se acostumbren a tenerlas, les gusten y luego las exijan.
Cuando las necesiten, van a estar listos para pagar por ellas y ahí si se puede hablar de autosostenibilidad, antes no.