martes, 17 de mayo de 2011

Una entrada alegre

Todo lo que leo es triste y está como envuelto en una misma idea: nada vale la pena. Nada.
Bajo la perspectiva de lo corta que es nuestra vida y el poco impacto que tenemos, nada adquiere mucho sentido, pero uno sigue dándole trascendencia a la cotización esta que le va a solucionar el problema de que en la estación de transmisores no dura bueno dos minutos un cargador para un nokia 1100.  Y corre uno a darle solución a esos pequeños problemas trascendentes y la vida es eso... una nimiedad acompañada de cosas aún más pequeñas que nos parecen de vital importancia... qué circo.

Hay un vacío que me resisto a llenar con la figura de Dios aunque no lo niegue del todo, aunque de mi formación me queden más dudas que certezas.  Es decir, no sé si existe o si no existe, pero no quiero centrar el papel que tengo que cumplir en esta vida en nada que dependa de esa concepción...

Somos un accidente intrascendente, una sopa biológica que un día se llenó de vida, y todo lo que hacemos es dar vueltas al rededor del sol jurándonos el centro del universo y vestidos para hacer bien la tarea.

Ya me desahogué, que para eso es este blog... ahora sí voy a volver a hablar de votaciones y de corrupción y de carruseles y del amor y de los hijos y de la amistad y del sistema de salud y de la vía Manizales - Bogotá y de todas esas cosas tan importantes.

Tenía que decir que ando como sin fe.  Pero que estoy contenta.

17 comentarios:

Andrés dijo...

¡Qué entrada tan alegre!

Cosmo dijo...

Anoche nos preguntábamos (con vino de por medio) si valía la pena vivir si sólo fuésemos la evolución del hidrógeno, el carbono y el oxígeno y si no existiese nada después de la muerte. La respuesta fue simple: sí.

Ana dijo...

¡Me conforta tu comentario Cosmic! : ) Una cosa simple y ya.

Ana dijo...

Andrés, ¡qué pena con vos, hombre!

La Falsa Alicia dijo...

¿Qué te tiene contenta Ana?
Para que hablemos de cosas felices!

Ana dijo...

Creo que es lo que dice Cosmic, cosas simples, gozar fácil: ir al gym con mi hermana, pasear, conocer gente que me parece interesante, cantar, mis amigos, la vida ahí en un plano como del goce... eso.

La Falsa Alicia dijo...

si, hay que intentar equilibrar... y suelen ser a veces las pequeñas cosas, las cotidinas o inexperadas también las que lo logran!

Ratushka dijo...

Yo también ando como medio vuelta mierda...pero contenta y optimista...vaya uno a saber cómo pueden convivir esas 2 "cosas" pero así es...

Patito dijo...

Estaba arrastrando la cobija y vi el título de tu entrada y me dije : "He aquí el elixir de la felicidad" Y me puse a leer... Plop! No hay tal cosa. Pero Sí, vale la pena vivir.

Ana dijo...

Qué pena también con Patito...
Ratushka, sí, nos caben un poquito de todos los sentimientos al mismo tiempo. ; )

alvaron dijo...

Prima la vda es bella! Alguna vez viste un pajaro triste?

Lalu dijo...

Ando en las mismas, sólo que a mí quitarme de encima la idea de dios no me dejó un vacío, me dejó llena. Ahora puedo ser intrascendente sin remordimientos y es una delicia.

Esa misma alegría por las cosas pendejas es la que hace que lo de mi papà, aunque me ha puesto a llorar, hasta ahora no me haya robado la alegría. Aquí sigo contenta, con ganas de levantarme.

La Falsa Alicia dijo...

Ahi te va algo que me hace feliz.

http://www.flickr.com/photos/lafalsaalicia/5733691800/

con dedicación y todo.

Ana dijo...

Alvaron, no, no he visto... ni muy alegres tampoco ¿no? :D Abrazo y gracias por ser tan divino siempre!

Lalu, o sea que lo del sentido de la vida no interesa... tienes razón.

Juan Vásquez dijo...

voy a planchar mi camisa, con música, voy a cantar mientras lo hago y después vuelvo a pensar lo del sentido de la vida...see ya

Ana dijo...

Esta gente experta en aportarle a uno perspectiva...

Comunicandoandoyo dijo...

Tanta reflexión sobre el sentido de la vida hace que la vida se nos escape entre instantes. Creo que la vida no tiene sentido! Creo que es una infinidad.... es una trama que vamos tejiendo entre momentos, lugares, personas, pequeñas y grandes conmociones. La vida vale la pena por la belleza que hay en el mundo, por lo que se aprende, por lo que se recuerda y lo que se olvida!. Por los abrazos, las caricias, las buenas palabras, las sonrisas... (y si todo esto suena muy rosa...)hasta por las batallas perdidas!.