martes, 14 de enero de 2014

Volvamos a los blogs

Hoy puse en Twitter que deberíamos volver a los blogs.  Y como uno es comprometido con lo que dice aquí estoy intentando escribir sobre cualquier cosa.  Sobre por qué no he vuelto al blog, por ejemplo. Escribamos sobre eso, pienso en serio y entonces esto.

Yo creo que el gran culpable es Twitter que le escurre a uno los pensamientos y no le deja mucho para elaborar.  O agota la elaboración, o nos vuelve perezosos para elaborar.  No sé.  El caso es que estoy segura de que de no tener twitter escribiría mucho más en el blog.  No sé si escribiría tanto como cuando empecé, tengo meses de una entrada semanal y a veces más, qué ridiculez, pero escribiría más, seguro.  Porque la necesidad de decir cosas sigue ahí.  De lo contrario no tendría Twitter, que me escurre los pensamientos y entonces me quedo sin nada para venir a contar aquí.

También creo que parte del problema es que creo que no tengo tema para el blog, pero eso no es del todo cierto porque:

1. Tengo un tema.  Lo que pasa con este tema que tengo es que me da trabajo porque no sé cómo escribirlo sin molestar a algunas personas que quiero mucho.  Cuando tengo un tema así, atragantado sin poder salir, siento que no puedo escribir sobre nada más hasta que no haga esa tarea.  Debe ser algún tipo de TOC que me impide pasar al postre sin haberme comido las habichuelas.  En todo caso, el tema del que quiero hablar con más "seriedad" es el machismo y el feminismo.  Ahí me queda la tarea escrita para comprometerme.

2. Me pasan muchas cosas últimamente.  Podría escribir sobre eso, pero creo que me da trabajo escribir sobre coyuntura.  Incluso mis temas coyunturales me dan trabajo.  Pero también podría intentar una entrada sobre eso porque al fin y al cabo son temas que me ponen contenta.

3. El tercer asunto es que creo que asumí que este blog tiene un tono y uno solo, entonces todo me tiene que quedar así, redactadito en esa tonalidad menor que luego modula a mayor y que cierra en perfecto primer grado para no dejar sin resolver.  Creo que eso es algo que me hace perder naturalidad y que me embolata los temas de los que quiero hablar y que simplemente no tienen remate, como dejar una costura empezada porque solo quiero hacer medio escarpín.  Eso me pasa con la mayoría de las cosas que he empezado aquí... Que no sé para dónde van y que creo que es porque no van para ninguna parte y entonces no los dejo ni ser hasta medio camino.  Qué bobada, como si yo tuviera con este blog algún tipo de compromiso comercial.

Y para perder, haciendo esta entrada, por lo menos una de las disculpas...

Dejo hasta aquí.

18 comentarios:

alvaron dijo...

Prima, tus lectores que somos poco twiteros te extrañamos, y mucho, regresá por acá!

Tatiana Luján dijo...

Por lo mismo me cuesta más que antes escribir en el blog.

Ana Mesa dijo...

Voy a tratar primo. De verdad. Yo también extraño el blog. Mucho.
Tati, hagámosle.

Ángela Cuartas dijo...

Nunca he dejado los blogs. Pues, el mío y los pocos que siguen activos y leo. Pero estoy de acuerdo en que Twitter les quitó a los blogs una parte de conversadera que era divertida.
Yo uso el blog para escribir cosas que no me dejan por un buen tiempo y han ido madurando hasta convertirse en algo más largo que un tuit, como eso que no te deja pasar al postre.
Casi nunca escribo solo por escribir, sino porque hay algo que necesito sacar o entender mejor, yo aprendí a entender escribiendo. Lo bueno de no dejar los blogs es que uno tiene que hacer un esfuercito un poquito mayor para pensar y escribir lo que dice. ¿O será que eso es un mito mío? En 140 caracteres a veces es más simple decir sin realmente estar significando nada. Aunque eso que acabo de decir aplica también para textos largos, lo que pasa es que es más difícil disimular el no tener nada que decir cuando uno escribe más largo.

Isabel dijo...

Completamente de acuerdo en el tema del tono del blog, tienes toda la razón, como si uno tuviera algún tipo de compromiso. Sigue escribiendo mas a menudo por favor!

Ana Mesa dijo...

A mí también me parece que, sin ser pues esto la mata de la rigurosidad, cuando uno va a escribir más largo se pule más y se entrena mejor en lo de los argumentos... O por lo menos lo intenta. Pero incluso eso me da vaina... Yo tengo entradas viejas en este blog que eran jugando, diálogos inventados, historias de ficción, otras cosas. Y no volví a hacer nada de eso y no sé por qué.
Gracias Francina y Ángela por pasar y comentar... Conversar en los blogs me parece delicioso.

jugodemaracuya dijo...

¡Sí, volvamos!

Yo no he dejado el mío pero sí me alegra ver que los que me gustan, como este, vuelven a la vida.

Saludos.

gabrielefe dijo...

Si Anita, volvamos, sin pensarlo, y sin dilaciones.

Juan Carlos Navarro Restrepo dijo...

Prima, hace rato no pasaba por acá, pero acabo de ver tu post en FB, y me entró curiosidad por ver qué pasaba con tus historias, que son tan entretenidas y a la vez tan llenas de contenido. Y en efecto nos tienes muy abandonados. Una estadística muy triste: sumando lo que hiciste en 2012 y en 2013 no alcanzas siquiera la mitad de 2010 ó 2011. Prometo solemnemente seguir leyéndote pero sobre todo reclamando tu historia de la semana, porque escribes delicioso. Que el lacónico pajarito azul no sea la causa de tu desaparición. Déjale ese al expresidente, que siga haciendo su política(?) por ahí. (Esto último creo que sobra, pero dejémoslo ahí ;-)

Ana Mesa dijo...

Gabriel, usted es muy adorado. De verdad voy a tratar de ajuiciarme.
Jajjajaja Primo, es que con esa referencia que tienes de Tw del expresidente con razón no te gusta. Ahí hay gente bacana.
Dani, sí, cierto, cuando dije "volvamos" exageré, los necios que no hemos vuelto somos pocos.
Abrazos a los tres.

Misael Peralta dijo...

Yo creo que hay un comentario que borraste alguna vez en facebook, que te da un tema sobre el que tienes que escribir. Intentaré también sintonizarme con tu propósito para leernos en 2014.

Martín Franco Vélez dijo...

Yo también dejé el blog hace un tiempo, y a veces lo extraño. Me hacen falta, sobre todo, estas discusiones que se hacen en los foros, un poco más elaboradas, más larguitas, como si uno estuviera conversando en la sala de la casa. Miento: la verdad es que no lo he dejado del todo (como Tuiter), pero cada vez escribo menos. No sé, me cuesta más trabajo, analizo más cada cosa que digo. Y me pasa, también, que me lo pienso dos veces cuando uno cosa es muy íntima y seguramente va a lastimar a alguien que uno quiere. Es muy jodido escribir, aunque es buena idea volver a los blogs. Voy a intentarlo.

Ana Mesa dijo...

Misa, páseme el link de esa desahogada suya que ya se me olvidó por qué fue que me dio tanta berraquera yo le doy esa pelea. :P
Martín, yo creo que lo que más me gusta es eso de la conversada y es lo que más extraño. Sí, intentémoslo.

Andrés Salcedo dijo...

Yo no me he ido. Parte de la cosa está en coger ideas de esas que deja uno volar en una frase y guardarlas. Guardarlas lo suficiente para elaborarlas y volverlas algo que pueda quedarse en el blog.

Ana Mesa dijo...

Sí, esa es una de las cosas que habría qué hacer. También es una de las cosas que intento hacer a veces y no tengo más que decir que 140 caracteres o menos.

Adriana Villegas Botero dijo...

Pues todos estos comentarios evidencian que aunque seas infiel con tu blog, tienes lectores cautivos. Un lujo.

Ana Mesa dijo...

Cuando salga publicada la novela de mi amiga Adriana prometo post en este blog.

María Casandra dijo...

Yo recién comienzo con mi blog y ya estoy desilucionada de cuan poca gente es frecuente en esto. También considero a twitter un culpable, 140 caracteres para expresarte me parecen una locura.
Saludos y te dejo mi nuevo blog
http://eldesahogodelasmarias.blogspot.com/