domingo, 31 de agosto de 2014

Tebas Land, otra reseña del FIT de Manizales

Tebas Land de Complot de Uruguay.
Escrita por Sergio Blanco

Es una historia de amor entre dos hombres, mi planteamiento favorito en el mundo mundial. Un escritor, S, quiere escribir una historia sobre un parricida, Martín. S también es el narrador de la obra. Y el actor que hace de Martín también hace de Federico, el actor que interpreta a Martín. Un actor que hace de un actor, Federico. Y un narrador que hace de un escritor, S.  Para resumir, son 4 personajes en escena.

La historia se desarrolla en una cancha de basquet enjaulada que es donde suceden los encuentros entre S y Martín y que es el sitio en el que se van conociendo, muy despacio, y en el que se van encariñando.

Luego me encontré con Sergio Blanco y lo entrevisté sobre la obra, le dije mi idea esta que tengo sobre las historias de amor entre dos hombres (sobre la ausencia de drama) y me dijo que él no opina lo mismo que yo. Que todas las historias pueden ser dramáticas, entre dos hombres, dos mujeres, un hombre y una mujer. Y sí tiene razón, pero creo que yo también. Me gustan las historias de amor entre dos hombres porque no ve uno mucho empalague, tengo que precisar que a eso es a lo que me refiero. Puede ser que sí haya drama, por supuesto, pero creo que lo que me gusta particularmente de esta obra es que uno ve el amor sin que nadie lo ponga en evidencia. Sin que nadie mate la magia de que todos sabemos que están enamorados y ninguno dice la palabra amor. Pura magia eso.

Me parece absolutamente hermoso.


La foto la tomé de aquí: http://www.deboralachter.com.ar/lo-que-hicimos/el-festival-de-teatro-de-rafaela-anuncia-la-programacion-de-su-decima-edicion/

3 comentarios:

Claudio Andrés Mera Ruiz dijo...

Como siempre con las personas... depende. Lo digo porque mi novia tiene un primo, que a su vez tiene a su novio. La verdad es que no puedo ver sus publicaciones de FB sin un vaso con agua, qué empalague! Desborda el discurso novelesco de amor acartonado, y al verlos no cambia mucho el asunto.

Ana Mesa dijo...

Voy a reconocer que seguro tengo idealizadas esas relaciones, pero eso que tú dices me suena más a adolescencia que a amor. O a amor adolescente, en todo caso. Yo también fui un empalague espantoso a esa edad.

Claudio Andrés Mera Ruiz dijo...

No es que la adolescencia se acabe con la montaña rusa de las hormonas (es decir a los 20-21) pero creo que a los 25, que es la edad de los novios en cuestión ya no hablamos de adolescentes. Ahora que he visto mucho de ese tipo de expresión en México, como que son así en términos generales.