miércoles, 22 de junio de 2016

Consejos de redacción vs Lluvias de ideas

Como los lectores de este blog sabrán, y si no, pues de una vez, soy una administradora de negocios que fue arrastrada por la vida, sin que yo opusiera mucha resistencia, hacia el periodismo. En este ejercicio me he encontrado con el escenario de los consejos de redacción que son espacios de discusión de las notas periodísticas que se van a producir para un medio de comunicación. He encontrado que los consejos de redacción me recuerdan mucho a las lluvias de ideas en las que participé mientras ejercí la carrera que estudié.

Aquí va un paralelo entre ambos ejercicios en el que, advierto de una vez, idealizo a los consejos de redacción y vitupero a las lluvias de ideas, pero todo con ánimo constructivo.

1. Sobre las ideas:

Mientras que en una lluvia de ideas se espera que usted, que lleva toda la semana trabajando en una cuadrícula de excel, de repente tenga un espacio de distensión para ser hipercreativo, en el consejo de redacción se espera que lleve para su discusión una, dos o tres ideas. Usted las lleva listas, no las produce ahí en cinco minutos. A veces las lluvias de ideas se realizan por fuera de la empresa: "nos vamos para una finca, nos vamos para el campo, para que cambiemos de ambiente y nos dispongamos mejor para la creatividad". En mis años como administradora recuerdo un ejercicio así del que jamás recibimos las conclusiones o el material para poner en práctica lo que habíamos hecho en dos días de trabajo en medio de un ambiente con pajaritos.

2. Sobre la propiedad de esas ideas:

En el consejo de redacción sus ideas son suyas, usted las sustenta y las defiende. Con la vida si es necesario. Los ataques a sus ideas son duros, tenaces, vienen de todas partes, no solo de su editor, también sus compañeros critican su idea, no es escenario para espíritus débiles, pero ese ejercicio logra dos cosas importantes: descubrir las malas ideas rápidamente y mejorar las buenas. Eso se logra por la relación horizontal que hay entre periodistas. Por mucho que se intente, en la administración hay una relación de verticalidad difícil de superar. ¿A su jefe no le gustó su idea? Chao idea. ¿Refutar al jefe?  Claro, sí, los más atrevidos. ¿Refutar a un compañero y quedar como un sapo? por lo menos no como se logra en un consejo de redacción. Es tímida la réplica de un asistente de dirección frente al Presidente de la Junta de la empresa, comparada con la reacción de la encargada de orden público de un periódico vendiéndole una idea al editor general del medio. Ella es quien maneja el tema diariamente, ella tiene el contexto completo, ella es quien habla con la fuente, el editor no tiene idea de lo que habla, no conoce la región, no ha visto a la gente denunciar el tema diez veces, ella le explica, le dice Nando, parce, o güevón. El editor no se ofende ni ve minada su autoridad, insiste, esa nota no puede salir así, no es el enfoque que necesita. ¿Y si cambiamos el enfoque? ¿Y si le damos la vuelta?

3. Sobre la pretendida libertad:

A las lluvias de ideas suele convocarse a todo el mundo, a todos los que participan en la empresa, a quienes jamás son tenidos en cuenta: "llamemos a Wilmer, el portero, él tiene relación directa con la gente que entra a este negocio, seguro tiene muy buenas ideas para aportar". Gente a la que normalmente le piden que siga un manual de pronto le dicen que puede ser libre, totalmente libre. Sé libre. Di todo lo que se te ocurra, hoy te vamos a tutear, think outside of the box, no hay ideas malas, tranquilo, trata de unir estos nueve puntos con solo cuatro líneas, tú puedes. Luego sus ideas no son tenidas en cuenta para nada, nadie les cuenta qué pasó con eso. Tan bueno que pasamos ese día que jugamos con cartelitos de colores.

Ese es un ejercicio que requiere entrenamiento y un consejo de redacción es eso, un entrenamiento en la creación de ideas y productos periodísticos. Se hace regularmente, diariamente en muchos casos. La gente se entrena en encontrar ideas y en encontrar argumentos para sustentarlas, y una vez la idea triunfa esa misma persona la desarrolla y la ve convertirse en realidad.

4. Sobre el alcance y las restricciones:

En el consejo de redacción se tienen en cuenta todas las limitaciones de tiempo, recursos, fuentes, información y posibilidades reales para producir una pieza de información. En las lluvias de ideas no. Se pierde mucho tiempo echando globos que no tienen ninguna posibilidad en el mundo real. En lugar de decir "qué se les ocurre que podemos hacer para aumentar las ventas con un presupuesto de un millón de pesos", proponen "cómo nos convertimos en una empresa líder en la venta de zapatos en toda Latinoamérica" o "este es un ejercicio de planeación estratégica". Limitar el alcance de las ideas es productivo, aterriza las propuestas, aunque parezca una idea contraria a la libertad que vende el concepto "lluvia".

En conclusión, el consejo de redacción logra entrenar la libertad que se necesita para ser creativo, propositivo y argumentativo y entiende que demasiada libertad no es buena, ni cierta. Las lluvias de ideas en cambio, en las que participé, por lo menos, no pasaron de ser anécdotas para desperdiciar la mañana, la tarde o el día entero y comer refrigerio de cuenta de la empresa. No fue del todo tiempo perdido cuando el refrigerio fue bueno.

21 comentarios:

@fernalonso dijo...

Hola Ana María, efectivamente tiene tu comentario un sesgo, porque de hecho yo en varios consejos de Redacción uso el método de la lluvia de ideas, sobre todo cuando estamos bloqueados sobre un tema o se trata de otra nota sobre el Día de la Madre o cualquier otro que ya se ha cubierto de cincuenta formas distintas y es necesario exprimir la creatividad.
No obstante, nos sirvió el texto en la #TertuliaLP que hacemos todos los jueves para hablar de periodismo o del país o para aprender cosas de la vida o simplemente para divertirnos. A esta asisten los miembros de la sala de Redacción que quieran asistir y lo hacemos en el recinto sagrado: Sala Orlando Sierra, que es el lugar en donde se piensa el periódico cada día.
El primer comentario es que en lugar de hacer las lluvias de ideas en fincas o con pajaritos de fondo, hiciéramos allá los consejos de redacción. Más allá de los chistes, la realidad es que concluimos que los consejos de Redacción deben ser una tertulia permanente. Les pedí a algunos de los presentes que nos relataran su primer día en un Consejo de Redacción, y la mayoría expresaron miedo, sobre todo aquellos que no se formaron en periodismo y entraron a esta escuela periodística a ejercerlo.
Porque esas discusiones de las que hablas pueden asustar hasta al más guapo si no conoce las reglas de juego, que nos gritamos, podemos llegar a putearnos, pero al otro día o al rato como si nada.
Otros recordaron que en consejos de redacción en diferentes medios no siempre se valora la palabra del otro y solo se permite la dictadura del reyezuelo de turno, lo cual es peor que la lluvia de ideas como tú la relatas.
¿Viste el cabezote de La Patria en su edición de 95 años? Imagínate que esta fue una idea que salió de la #TertuliaLP -algo así como #Periodismos-. Nos pusimos a soñar cómo debía ser la portada del cumpleaños y una compañera, Liset Espinoza, soltó esta idea maravillosa. Luego otra periodista, Margaret Sánchez, se apersonó de llevar la idea a buen puerto y convenció en esta misión al caricaturista Juan Carlos Homez y al reportero gráfico Freddy Arango. Logradas las fotos, el departamento de diseño con Virgilio López y Jorge Iván Morales la concretaron y la hicieron posible. Así deben funcionar los consejos de redacción como una tertulia en donde el trabajo en equipo fluya. ¡Ah!, parte fundamental fue que la gente se entusiasmó con la idea y se dejó fotografiar sin problema alguno, porque quieren a La Patria y eso es emocionante.
Cuando se cuenta con un equipo de periodistas así, ser el editor es muy fácil.
Un abrazo, y luego nos tomamos el café.

Ana Mesa dijo...

Como siempre, me refutas y me das la razón al mismo tiempo. Claro, tengo un sesgo, sin duda me gusta más el periodismo que la administración y entonces soy más indulgente con el uno y más implacable con la otra.

No niego que el ambiente con pajaritos ayuda, pero no es el fin, es un medio. A veces en las lluvias de ideas la forma lo ocupa todo: vamos a hacer esto con cartelitos de colores. No, lo vamos a hacer con estrellitas. Nos vamos para una finca. Nos vamos a vestir de blanco todos para tener claridad. Y no pasa de eso.

No niego que da susto, claro. Pero vuelvo, es un entrenamiento para que deje de dar susto. Las lluvias de ideas en las que participé nunca se pensaron como un entrenamiento y por lo tanto nunca se superó la verticalidad en la que ocurrían. Tú mismo lo dices "nos putiamos y al otro día como si nada". Vaya putee un miembro de junta para que vea cuánto le dura el contrato.

No niego que pueda usarse el método de la lluvia de ideas dentro del consejo de redacción, debe ser por eso que se me parecen: digan otra cosa, propongan otra cosa, no así no, cómo más podríamos hacerlo. Todo eso es un llamado para las lluvias de ideas. Pero las lluvias de ideas no tienen unas preguntas muy concretas, por lo tanto los aportes son puros globos.

Es cierto que en el periodismo también hay a quien no se le puede discutir. No sea usted el reyezuelo. Apuesto, en todo caso, que en periodismo eso es la excepción, en la administración es la regla.

Sobre el cabezote de La Patria, lo vi, hermoso, hermosas las fotos, hermoso que la gente quiera tanto a La Patria. Me contaste que fue una pelea, dura, tocar el cabezote, un crimen. Pero ahí está, salió, lo lograron. En una empresa no lo hubieran logrado. Estoy segura.

Me encanta que haya servido de excusa para una discusión en sus tertulias de La Patria, me da mucha envidia ese ejercicio que tienen ustedes allá. Gracias por comentar el blog y por alcahuetiarme mis cosas. Te quiero mucho.

Claudio Andrés Mera Ruiz dijo...

No es que la lluvia de ideas no funcione, es que las gotas caen en el desierto y así no se puede cultivar nada.
Una pieza o una publicación entera tiene más cancha, a la vez que tiene un propósito común que es más o menos claro. Una empresa está para hacer plata pero los medios para eso no están claros, y ahí la lluvia fracasa.
Me gustaría estar en un consejo de redacción para ver cómo es, pero sospecho que es una manera controlada de la lluvia de ideas.

JuanDavidVelez dijo...

Ana, cuando escribiste esto yo pensé en decir que en las empresas que yo conocía al que disiente más duro de la cuenta lo echan, a no ser que disienta y lamba a la vez. Y eso que ni así. Y mirá, echaron a esa señora de una universidad ¡de una universidad! jueputa, me da duro eso. Anoto que hay casos en que una persona se vuelve un palo en la rueda, pero pues, en los casos que yo he visto no era así, era gente que criticaba para que se mejorara. Pero lo de esta señora sí es increible, que impresión, que mal esa universidad.

JuanDavidVelez dijo...

Pues, lo que más me impresiona es que haya sido en esa universidad que yo estoy seguro que es requete tesisima y seria. Que sea en una universidad pequeña no me parecería raro, pero en esa universidad, me impresiona mucho.

Ana Mesa dijo...

A mí también me tiene muy impresionada, qué godarria en esa Universidad! ¡En Los Andes! A mí me parece muy impropio de una universidad echar a alguien por disentir! Es increíble. Y sí, eso es lo que pasa en las lluvias de ideas, criticar de verdad es complicado porque se entiende como palos en las ruedas. En fin... Muy triste eso.

Ana Mesa dijo...

Ve que no sé si la molestia es por disentir o por el escenario para disentir... Yo sí tengo como norma no disentir sino en privado, por lealtad, no sé si sea por los comentarios en fb, de todas maneras muy jarto el mensaje que eso manda.

JuanDavidVelez dijo...

Tenés razón, así se toma. A mi me parece muy bacana esa norma tuya. Pero pues, es una decisión personal de uno, lo que esa señora hizo no está mal, nu. O puede que estuviera mal hecho con las personas que trabajan allá y hasta con los dirigentes, pero no para que la echaran, pues, es que es una universidad y tremenda universidad además, pequeño detalle. Que mal.
Ni idea Ana, ni idea que pensó el señor que la echó. Pero en este caso sí que es inaceptable que hagan eso, es que es una universidad gigante, no es una marca. Yo te juro que entiendo al que hace quedar mal en público una marca para la que trabaja, entiendo si lo echan, por faltón y porque debe tener consecuencias para la persona así como tiene para la marca, cuando se hace en público (Pues, pero si hace quedar mal de verdad, no por bobadas.). pero pues, en este caso no importaba.

JuanDavidVelez dijo...

Es que una universidad tan tesa no es una marca. Es una universidad jajajaja. Sí. Ya.

Ana Mesa dijo...

Lo jarto es que ella se queje públicamente de matoneo misógino y termine echada. : / Es también que ese sea el tema. O sea, vuelve a quedar en el ambiente que uno de eso no se puede quejar... ¿o qué?

JuanDavidVelez dijo...

Ah, pero es que ella no solo se quejó de matoneo misogino y la verdad es que yo no creo que por eso es que la hayan echado, yo creo que la echaron fue por criticar a la institución. Creo que la hubieran echado igual se la queja era a los precios de la cafetería y las quejas a la cafetería las hubiera acompañado de una critica durisima y en mi opinión una critica mal hecha y boba a la universidad por parte de ella "vendedores de titulos" "carcel" etc, ella no se quedó solamente en "en esta universidad los precios de la universidad son muy caros". Yo creo que si solo hubiera dicho "en esta universidad se tolera el matoneo misogino y eso está muy mal" no la hubieran echado. Eso es lo que yo percibo en el ambiente, eso es lo que quedó en mi ambiente.

Yo creo que la critica de ella a la institución en mi opinión fue boba e infantil, pero eso no disminuye lo mal que en mi opinión se portó el señor que la echó. Lo que me pareció bobo e infantil fue eso de "carcel" "vendedores de titulos", eso me parece mal y bobo.

JuanDavidVelez dijo...

Pero creo que es posible que si la critica a la universidad hubiera sido bien hecha pero a los mismos temas "hacinamiento" y eso, igual la hubieran echado. No la echaron por criticar bobamente, la echaron por criticar. Pero no creo que haya sido por la queja de matoneo misogino. Eso es lo que yo creo.

JuanDavidVelez dijo...

jajajaja, mejor dicho Ana, es verdad que uno no se puede quejar públicamente de donde trabaja en público, eso está en el ambiente hace tiempo y es verdad.

JuanDavidVelez dijo...

Ana, cual fue el profesor que más te gustó en la universidad y por qué. Es que me da curiosidad que tal será esta señora como profesora, yo me imagino que debe ser inmmabable, pero bien buena profesora que será. Igual fuera como fuera muy mal la universidad echarla por la razón que la echó, pero es que me da curiosidad eso también.

A mi, la de expresión oral por la seriedad, esa señora era de una seriedad para dar la clase, se lo tomaba tan en serio, como debe ser. La de una materia que se llamaba contexto colombiano que era historia de Colombia, la materia era leer ensayos de historiadores y comentarlos en clase, esa era una requete flaca inteligente seria como un hijueputa, por ejemplo, en una clase yo le pregunté que por qué la iglesia prohibia el sexo y ella me dijo que sospechaba que por qué la iglesia quería cobrar peaje por las relaciones sexuales de la gente en la forma del matrimonio. Lo teso es que yo en ese tiempo igual que ahora me expreso muy mal y mi pregunta otro profesor no se la hubiera tomado en serio ("este pedazo de subnormal que ni hablar sabe"), ella me oyó y me respondió. Y otros que se llamaba Raquel Anaya, Cristian Trefftz y Omar García, en general en los profesores me gustaba la inteligencia y el conocimiento del tema acompañado de la seriedad para dar la clase y la bacanería. #nopidocasinada #quehijueputatanconchudo #quetalqueasíjuzgaranmitrabajo

Ana Mesa dijo...

Ah, es que me falta contexto... No sabía, ¿ella dijo públicamente que los Ándes era una cárcel que vendía títulos? Ah, marica, si yo digo que mi trabajo es una cárcel que se vende al mejor postor creo que me echarían igual... ¿no? Me parece serio.
Pues, yo tampoco trabajo en una marca, yo trabajo en un medio de comunicación donde se supone que existe la liberta de exprpesión, pero no la libertad para calumniar, ¿no?
Qué confusión, hermano.

JuanDavidVelez dijo...

Sí dijo eso, ahorita te muestro todo lo que dijo. Ah, yo creo que ella podía decir lo que dijo.

JuanDavidVelez dijo...

Ana, esto fue lo que dijo "“Por mera codicia, admite cada año más estudiantes, y, con la ganancia de las matrículas, apila cada año un nuevo edificio sobre otro, en la misma área. El hacinamiento en el que se vive en la universidad llega a ser grave. Si cada vez se parece más a una cárcel, ¿por qué nos extraña que cada vez críe a más delincuentes?”." Lo saqué del espectador.

Obvio eso es bandera y bobo, pero pues, para que la echen, de una universidad gigante y tesa, no creo.

JuanDavidVelez dijo...

Esto es de ella y te lo paso para aclarar. Ya no te molesto más con este tema.

"En ejercicio de mis derechos constitucionales, reitero aquí lo que antes dije y por lo que me despidieron esta mañana de la Universidad de Los Andes: que en la universidad se da prelación a conseguir un título antes que a la educación, lo que se colige de las condiciones de las becas-préstamos, el exceso de créditos que los estudiantes deben tomar cada semestre, y la ausencia de una educación ética, lo que favorece la aparición de grupos como los de Chompos, más propios de una cárcel que de una universidad; que la universidad hacina estudiantes en clases demasiado numerosas y en edificios atirborrados, lo cual hace difícil la transmisión del conocimiento, y también hace que la universidad se asemeje más a una cárcel que a una universidad; que estoy en desacuerdo con el programa Ser Pilo Paga, por el cual las universidades privadas perciben dinero de todos los colombianos, que deberían estar destinados a la educación pública, que es un derecho de todos (y, nuevamente, no debe estar sujeto a la culminación de un título). La otra manifestación mía que fue causal de despido fue aquel post de Facebook de hace ya tiempo en la que lamentaba que los estudiantes jugaran cartas en el campus y les decía que prefería verlos "amamantando cachorros de plástico o robando billeteras". Este post de Facebook, que era obviamente de cariz jocoso (pues es imposible amamantar cachorros de plástico, entre otras) y estaba en el mismo muro en el que he publicado cosas como que Muhammad Ali resucitó y se presentó a las Olimpiadas de Río, fue considerado como incitación a la violencia y violatorio de la dignidad del estudiante. Reitero entonces, también, mi derecho y el de los estudiantes al arte y a la rebeldía. Y, ahora, sin temor a perder ningún trabajo. Pues Dalia y yo lo que comemos es arroz con lentejas, que es barato."

Ana Mesa dijo...

Ahora oí la entrevista que le hicieron en Blu. Hermano, qué pereza tener que andar explicando los chistes en radio! No lo puedo creer. Pidiéndole explicaciones de unas guevonadas. Mi conclusión es que el estilo es también por gustos. O sea, a uno puede no gustarle el estilo de una persona, por eso no se lo puede prohibir. El estilo de ella es mamón, a mí no me gusta. Pero uno no le puede prohibir ser así a ella, ella verá. Que eso tiene consecuencias? Sí, que a mí no me guste, por ejemplo, pero de ahí a censurarla, pues, no puedo.
Me parece una salvajada su manera de relacionarse con su trabajo, pero porque mi regla sea esa de la lealtad no quiere decir que tenga razón, es solo mi estilo, el de ella es braviar en redes sociales. Me parece que el manejo que la U debió darle a eso debería ser uno que no tiene. Es decir, no es nuevo que allá no estén abiertos al diálogo. Esperar que ahora se abran al diálogo pues es pedirles algo que no vienen haciendo desde hace rato. Carolina lo dice en la entrevista en Blu: los profesores tienen cero incidencia en las cosas de los Andes. Eso me parece serio, o qué? Eso no es como hacer zapatos, es un ejercicio intectual el de la academia y los profesores no son tenidos en cuenta. Este despido lo confirma. O sea, no es una novedad, es su manera de hacer las cosas... A mí Carolina me parece una vieja inteligente, pero jarta, no me gusta, justamente por su estilo, pero pues, lo dicho, ella tiene derecho a su estilo.
Y esos manes que la entrevistaron en Blu sí pues no le dan ni a los talones, esa no era la discusión, ni siquiera le preguntaron por las cosas que se supone que dijo que le acarrearon su despido, sino que se limitaron a decirle que si ella va por la vida insultando a la gente estas son las consecuencias. Ella con mucho tino dijo que ni va por la vida haciendo eso, o solo eso, diría yo, y que qué tiene! Y tiene toda la razón.
Diosanto.

JuanDavidVelez dijo...

De acuerdo, a mi no me gusta ni culo el estilo de ella y la verdad no me parece tan tesa, me parece más bien visajosita, es tesa pero no tanto en mi opinion. Pero entiendo que es una super profesora. Pero bueno, independiente de eso, en una universidad esa bobada de ella no debería importar, pues, siendo realista como el espiritu de los consejos de redacción: la universidad de los andes puede permitirse perfectamente la "mala fama" que le cree la bobada esnob de esa pelada. Si fuera otra universidad, una con problemas de plata, pues es una marca, pero es la universidad de los andes, se puede permitir "esa mala fama".

Y pues sí, falló el consejo de redacción para entrevistarla según parece, eavemaria, hay mucho de donde pegarse para discutir con ella en eso. Esa es una super super super super universidad, la educación de calidad es carisima, eso no se consigue a punta de no vender titulos, una universidad tan tesa además de conocimiento vende titulos, de eso viven, por eso le pueden pagar a Carolina para que les dé esa súper educación a esos muchachos. Fallaron en el consejo de redacción parece. Pues, marica, las universidades venden titulos y por ahí derecho educan a la gente. Qué es la maricada de criticar todo por criticarlo.

JuanDavidVelez dijo...

Mejor dicho, 100% de acuerdo con eso de pakalma que vos retuitiaste.