martes, 6 de octubre de 2009

Del refranero popular


Cuando todo se vuelve una nube y uno no entiende nada de lo que pasa, como cae de bien eso de que nada es coincidencia.

No saber, ni entender, si habrá leído, o le habrá importado, si habrá seguido, o habrá sentido, algo de lo que aquí he dicho.

Nada es coincidencia. Consuelo de tontos. Consuélame! Tonto!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querida Anita:

Escribe por el amor a escibir, por el reto de describir con palabras humanas emociones divinas, por crear imagenes en la mente del que a bien tiene leer lo que escribes, por crear conciencia y algunas veces necesaria discusion. De cualquier forma, si esperas una respuesta directa, la pregunta debe ser directa!

Ana María Mesa Villegas dijo...

Mi querido anónimo... puedes leer otro post que se llama Precisas Aclaraciones... y de todas maneras dejar la puerta abierta para pensar que este es o no sobre mi...

Juegos de palabras, que yo de todas maneras a nadie voy a tratar de tonto... ;)

Yo dijo...

Ana de mis fantasias, la de las (mis) emosiones divinas...

El encanto de no saber si es, o no es sobre ti...

El dueño de esos pensamientos ajenos o propios entiende en lo abstracto lo preciso de las palabras. Asi como lo real de una mirada le resta importancia a la elocuencia de lo dicho. Y entonces, es asi que en la complicidad sobra lo llano de las preguntas.

Del refranero popular...Quien fuera ese tonto a quién no dices tonto. O quién sabe si a el, le gustaría ser yo

Ana María Mesa Villegas dijo...

Si uno se fija, yo no pregunto nada... o tal vez pregunte algo implícitamente, no sé... el caso es que yo solo pido al tonto consuelo... o que me consuele, si estuviera hablando de mi, pero no sabemos... que es como pedir mimos... el caso es que el post no pregunta nada, el post ordena mimos... no puede Anónimo o Yo, hacer eso y no preguntar nada más?

Yo dijo...

Sabes que no pregunto y sino pregunto... Entonces que hago? Aquí tampoco pregunto

Anónimo dijo...

"Si piensas que yo pienso que tu me piensas, me piensas y al pensarme me recompensas! Y si bien piensas, quien piensa en no pensarme solo en mi piensa...

"Al decir lo que dices, te contradices, porque dices que dices lo que no dices: y si lo dices, desdices lo que has dicho con lo que dices.

Ana María Mesa Villegas dijo...

Esto realmente es consolador...

Y claro... me contradigo... todo el tiempo... porque quiero y no...