viernes, 16 de octubre de 2009

Un post odiosito


Escribiré sobre la gente que no me gusta. Tengo que hacerlo porque hice un trato con una amiga... ambas escribiremos sobre el mismo tema... ella en su tono, yo en el mío.

Y el primer tema propuesto es ese... la gente que no nos gusta.

Tengo que decir que por más amable que sea el tono, el post será odiosito... si se siente identificado con algo que digo y Usted es mi amigo, sepa que lo quiero por encima de sus defectos y sus cualidades, porque uno a los amigos los quiere como son.

Comencemos.

No me gustan las personas achapadas... las que dicen que no han hecho nada y hacen cara de escándalo con la transparencia que uno ha aprendido desparpajadamente a manejar. Son generalmente peores que uno... cuando ya finalmente se conocen sus cuentos, el del escándalo honesto es uno, que para no cohibir a la gente, se resuelve a no juzgar a nadie... cómo detectarlos: abren los ojos cuando Usted cuenta cualquier excentricidad de la que hizo parte; no dicen nada, pero Usted sabe que están haciendo un juicio; a veces se resuelven a hacerlo abiertamente: "a mi la infidelidad me parece muy mal", "a mi no me parece que uno deba encarretarse con alguien acabándolo de conocer", "a mi me parece que uno debe contarle al novio todo, todo"... son infieles, se enredan con cualquiera y al novio le cuentan nada, nada. No me gustan...

No me gusta la gente que entiende despacio. Yo sé que esto suena horrible, porque se asume que escojo la posición de entender todo velozmente... pero en justicia, hasta yo me doy pereza cuando me pongo lenta... No diré más, porque esto no es lindo en mi... solo intento ser honesta y para hablar en positivo, diré que amo la gente ágil de mente, los que la cogen de una, que no necesitan más explicaciones, que ya saben de qué estamos hablando... y bueno... cuando me ponga lenta, los dejo que me saquen esto en cara. Que con lo duro que me tiro e incluso la reacción física que siento (me hormiguea la cabeza y me nublo) suficiente tengo de castigo por atreverme a decir estas cosas.

No me gusta la gente que hace juicios sobre la conducta de los demás. Simplemente me parecen una desviación del primer caso. Si en este mundo estamos, quién nos garantiza que no vamos a terminar actuando de la misma manera que juzgamos negativa. Somos todos taaaaan humanos. ¿En dónde reparten el título ese de autoridad en temas morales que la gente a veces siente que tiene? No es que me interese uno para mi. Es que quiero demostrar la inexistencia de esa oficina. No me gusta esa gente... que además no mira la viga en el ojo propio, como manda la Biblia que parecen conocer perfectamente en todo lo demás. Se saltaron ese parrafito.

No me gustan las mujeres misóginas. "Yo solo tengo amigos hombres", "a mi las mujeres no me quieren", mija, el problema no es de las mujeres... es suyo. Si solo la quieren los hombres, mal síntoma... revise, puede ser que encuentre que tiene razón... Usted es una mamacita, inteligentísima, regia, divina, adorada and a bitch! Claro, a uno hay gente que efectivamente no lo quiere en todos los géneros, pero alardear del odio hacia uno de un grupo poblacional completo es ilógico. Esa vaina la dicen las niñas además para sentirse mujeres envidiadas, cuando lo que realmente pasa es que son dueñas y protagonistas de una película ególatra maluca. Sálganse de eso y vean la maravilla que es tener buenas amigas mujeres, yo adoro las mías.

No me gusta la gente conchuda. "Me regalas un vasito de leche... ahhhh y te cogí un bocadillito", "Ese plátano asado que me vas a invitar a almorzar, ¡va con queso!", a las 11.45a.m.: "¿Estás haciendo almuerzo? yo traje un yogurth para la ensalada y unas flores que encontré en el camino para la mesa"... van a pensar que esto es ficción... no! Y hay gente santa que se aguanta eso... yo no. Prefiero la gente delicada con las cosas y los tiempos de los demás y procuro serlo. Eso es muy feo. En ese mismo sentido, no me gusta que me metan la mano al plato de comida y no me gusta que cuenten conmigo sin contar conmigo. Me gusta la gente delicada y considerada. Eso sí, esto aplica poco con la mamá y con el papá... de los que uno abusa sin consideraciones y a los que pido misericordia, porque sé que leen esto, con orgullo y todo.

No me gusta la gente intolerante con la diferencia y con la diversidad... a esos, yo no los tolero... a los homofóbicos, los de cualquier religión que condene a los demás a un infierno por no creer lo mismo que ellos, a los que piensan que la "cuna" los hace mejores personas y miran a los demás como si olieran feo, a los racistas y a toda esa gente que se siente que hace parte de un grupo exclusivo al que pertenecerán 3... somos todos distintos y ahí, justo en que somos seis mil millones de individualidades es donde se hace congruente nuestra igualdad... somos iguales en que somos distintos... todos! Pero hay que respetarlos, porque somos, para ser coherentes, incluyentes y entendemos eso de que cada uno tiene derecho a pensar lo que le de la gana. No sin rabiecita somos capaces de hacer eso.

No me gusta la gente pretenciosa. Los que alardean de lo que tienen o incluso de lo que se imaginan que tienen (esos son patéticos y tristes). Me choca el fantoche, el que sienta cátedra, el que habla para que los demás sepan como es que es la cosa... esa necesidad de hacer eso, generalmente refleja lo contrario... los que saben mucho suelen ser muy prudentes...

Y no diré más para no ser imprudente. ; )

¡Equilibremos! Amo la gente divertida, que no se toma en serio, la gente coherente, los que se asumen como son, la gente franca y frentera, los pilosos, los que llevan sus defectos con gracia (a no ser que sean los mencionados arriba en cuyo caso, no lo entiendo), la gente que sabe escuchar, que sabe ser amigo, la gente que hace cosas para los demás, la gente solidaria y servicial, respetuosa y noble de corazón, la gente cariñosa y afectuosa, la gente que piensa en la naturaleza y en los animales (sobretodo la gente que ama a los perros), la gente con arte (sobretodo los músicos) ... Amo mis amigos.

Ya cumplí con mi parte del trato... Ahora espero no quedar sola en la picota pública.

15 comentarios:

Alejandro dijo...

Yo odio las personas que cambian de opinión solo para complacer a alguien, prefiero mil veces personas con opiniones diferentes a las mías (con criterios) pues de ellas puedo aprender algo, pero las que simplemente dan la razón para "quedar bien" no me las aguanto.

Ana María Mesa Villegas dijo...

Uy! Odio!!! un sentimiento muy católico!

Adriana Villegas Botero dijo...

Mmmm me identifico al 100%. Para agregar a la gente conchuda: los que piden prestado y luego se les "olvida" (plata, libros, cosas...) y una nueva versión de la conchudez que es pedir prestado el portatil. Una amiga escribió hace poco en Twitter que el computador portatil es como los calzones... una cosa muy personal que no es como para andar prestando, aunque haya quien piense que sí.
Otro "no me gusta": Los que hablan mucho y con mucho detalle de las mil cosas que hicieron y los éxitos que tuvieron hace xxx años (aunque desde que los conozco en sus vidas no pasa nada de lo que cuentan)

Anónimo dijo...

Ani: "qui va piano... va lontano"... no es que uno no las coja al vuelo, sino que medita o escucha a otros antes de opinar... por lo menos eso me sucede a mi y es mi disculpa para no responder de una... emocionalmente y de pronto tenerme que retractar... en lo otro, totalmente de acuerdo contigo.
Jairo

Yo dijo...

No me gusto cuando concluyo, con la consiguiente impaciencia que alguien comprende despacio. Generalmente, esto me pone en evidencia en dos sentidos igual de desventajosos. O entiendo muy rápido lo cual es jatancioso, o no se hacerme entender y en ese caso, es torpeza y "miopia"

No me gusto cuando digo que mi vida es de una u otra forma y que quienes opinan al respecto son de doble moral. Cuando afirmo que no doy explicaciones del porque de mi sobradez y de mi actuar, solo estoy excusándome por lo que en realidad no me satisface de mi ser

No me gusto cuando digo que las cosas y el proceder a mi manera es el mejor. Hay miles de formas de ser y hacer. Respetarlas es considerar la capacidad y forma de ser de los demás.

No me gusto cuando digo lo que no me gusta de los demás. Preferiría decir lo que no me agrada de mi, porque eso es precisamente lo que no me satisface de los demás.

No me gusto cuando consciente de lo anterior, consigo caer insistentemente en el error.

No me gusta escribir y reconocer todo este precedente en público, sobre todo bajo el disfraz de un anónimo. Adicionalmente cuando tendrás algo para objetar, o peor, callar. Además y claro está, que para ti, soy "yo"

Ana María Mesa Villegas dijo...

Me parece muy bien que la gente quiera sentirse mejor persona mirándose primero... pero hay que reconocer esa condición humana y natural que es que a uno en definitiva, hay cosas que no le gustan de los demás...

Porque otra cosa que no me gusta, es la gente que trata de asumir posiciones morales superiores como para dar ejemplo de humildad, cuando lo que reflejan es una profunda vanidad. ; )

Yo dijo...

"No me gusto cuando digo lo que no me gusta de los demás. Preferiría decir lo que no me agrada de mi, porque eso es precisamente lo que no me satisface de los demás.

No me gusto cuando consciente de lo anterior, consigo caer insistentemente en el error."

Preferiría decir lo que no me agrada de mi. Consciente de que debía ser así, solo consigo decir constantemente que esto o aquello no me gusta de una persona.

El que no entiende a mi tiempo, el que me juzga, el que acostumbra a decir lo que hay que hacer, y tantas cosas más. Reconocer eso aquí es una especie de catarsis que detrás de un anónimo no es tan significativa y es "odiosito", sobre todo, porque yo soy "yo"

Una autocrítica a mi normal condición humana. Nos entretiene tanto, que por ejemplo, no nos dejo comentar del contenido, fondo y forma de "El árbol no esta..."

También hay personas que son como directoras, por ejemplo, de una emisora y son absolutamente bellas. ;)

VictorHugo dijo...

Wow!!! solo es que alguien escriba algo desde una postura un tanto critica para que aparezca un montón de personas justificandose; que loco, porque lo haran?...

Ana María Mesa Villegas dijo...

Buena pregunta... prefiero que cada uno se conteste solito, para ser coherente y no hacer juicios ; )

Aunque los haga y me caiga medio gorda en el proceso. Gracias por leer!!

Margie Damarys dijo...

...No me gustan los Colombianos de bien....Esa te faltó Anita. La primera de tus frases con la que me sentí identificada. Pero igual, asumo que es mejor no meterle política al asunto... ;)

..Ah! y no veo por qué caerte medio gorda... Cuál es el problema en ser honesto? Es más: Cuál es el problema en expresar SUS PROPIAS OPINIONES en SU BLOG???

Ana María Mesa Villegas dijo...

Yo dije eso???? mirá tu, no recuerdo!
Y tienes razón, no vuelvo a justificar mis opiniones en mi blog, que para eso ya tiene título, cierto?

Jorge dijo...

No me gusta la gente que toma jugos en leche. Yo no sé por qué, pero no me gusta.

Ana María Mesa Villegas dijo...

Tu siempre estás demostrando la intrascendentalidad de todo lo que uno escribe! No me gusta! ; )

Jorge dijo...

Pero yo qué hago... Si no me gustan! jeje

ilive dijo...

odiosito, la verdad es que el ser humano tiene que ser social porque de otro modo no se reproduce, si asi de basico.
Pero el ser humano tiene muchos problemas principalmente por creer que la tierra esta hecha para el. Y lo dejo ahi porque resumir cantidades de defectos e intolerancias...no tiene sentido!