miércoles, 8 de junio de 2011

Pablo

Se resiste a usar el timbre.  Se para afuera de mi ventana y dice en voz alta y clara, pero sin gritar: 'doctora' y yo sé que me necesita.  Lo único que quisiera es que Pablo me deje vivir la ilusión de que desde afuera de mi casa no se oye nada de lo que pasa adentro.
Me tocará vivir siendo consciente.
Y pasito.

2 comentarios:

alvaron dijo...

Pasito doctora, pasito!!!!

Ana dijo...

Sí, primo, me va a tocar! : )
Muaaaaaaaaa!