viernes, 24 de septiembre de 2010

Speechless

Me parece que los finales se intuyen y comienzan en la ausencia de respuestas.

9 comentarios:

Ratushka dijo...

Tal cual.
Y pocas cosas duelen y molestan tanto como la ausencia de respuestas.

Ana dijo...

Sí ole...

Juan Vásquez dijo...

A uno le toca arreglarselas a uno solito, de eso esoty seguro, la soledad es una de las grandes verdades del mundo y de la vida

alvaron dijo...

En ciertas oportunidades hay que bajarle el ritmo a la ansiedad y esperar calmado la respuesta, aunque esta no sea verbal o escrita...

Richitelli dijo...

Alvaron es un Maestro Jedi. Esa es la respuesta que más me gustó a este post, gracias.

Ana dijo...

Me parece que es un punto de diferencias entre niños y niñas...

Nuestra verborrea y su afasia :P

Por supuesto, es mentira que sean afásicos todos y muchos no lo son ni cinco, pero déjenme me desahogo otro poquito.

Gracias a los 3 por los comentarios.

Estoy de acuerdo Richitelli, Alvaron es sabio!

taranto dijo...

Vecina Ana:

Ayer, en pleno concierto rockero en el 8 de Junio, homenaje de virtuosos músicos manizalitas a bandas que marcaron hito, se me acercó un gran amigo, canoso y ducho en batallas de amores, y él de jean y pelo con cola, y gafas que dejaban ver una risueña de traba mango biche o punto rojo o cosecha abonada con orines en La Palma debajo de los tanques de Chipre, me dijo muy gozón:

"A las mujeres hay que obedecerles y seguirles el cuento, de manera relajada y serena, así uno no les crea. Ese es el éxito de la buena vida en pareja".

Ana dijo...

Vecino, dos cosas:
1. El del bajo del grupo que viste, siento mucho orgullo en decir que es amigo mío... (sí él ve este comentario se va a morir de la risa, porque lo del orgullo es cierto, pero ha sido motivo de peleas)
2. Gente sabia la que va a esos conciertos! he notado en los matrimonios que funcionan que eso es así... yo tengo sólo un problema: no tengo ni idea de patroniar a nadie...

taranto dijo...

Vecina ANA:

Darío Fo, en sus MISTERIOS BUFOS, tiene un monólogo: "El nacimiento del juglar", donde hay un breve aparte que dice (leerlo mentalmente imaginando un salto mortal de 3 giros y medio inversos muy horizontales a la tangente):

"[...] porque sólo la risa logra bajarle los pantalones al patrón [...]".