viernes, 31 de julio de 2009

Un Alma Gemela

Esa cosa del Alma Gemela, si que se relativiza con Internet.

Si hace muchos siglos uno vivía en una tribu chibcha, el alma gemela tenía que vivir ahí. Si el alma gemela llegaba a vivir a 10 km. de distancia de la tribu, uno corría el chance de no encontrarlo nunca y tocaba terminar la vida con almas menos gemelas... mellizas. Luego vinieron las comunicaciones, donde había acceso a distancias más largas, entonces el alma gemela podía vivir lejos... eso sí, la relación con el alma gemela podía ser un poquito jarta y lenta, aunque unos a eso le digan romance... pero bueno, el alma gemela podía desplazarse e irse y venir... venir debía ser lo mejor... irse era emprender el romance... qué cosa tan jarta.

Ahora... empecemos por decir que la unidad del Alma Gemela no me parece... ¿una sola persona en todo el mundo extenso con la que uno tenga más de un tema en común? Eso sí que es romántico y tonto, como suele ser el romance... medio atontado... Claro, en la tribu chibcha, que uno encontrara al menos uno, era ya mucha suerte, pero en el mundo extenso, cuánta gente habrá que pueda compartir con uno más de un tema.

Además que cuando se habla del Alma Gemela, tiende a dársele una connotación amorosa, que no necesariamente tiene que existir... yo tengo amigas que considero mis Almas Gemelas... para exponerlo más claro, yo creo que tengo Almas Gemelas así: en amplio número, en amplio género en el amplio mundo. No con todas quisiera pasar al romance atontado, ni al romance menos atontado. Eso sí, todos saben quienes son, si tiene que preguntar, probablemente no sea mi Alma Gemela (ya evadí la preguntica...)

Siempre he pensado que para conocer a alguien y poder sentirse cercano y atraído es necesario poder olerse... sí, con la nariz... esa cosa que llamamos química, para mi tiene mucho que ver con el olor de la gente, y reconozco los "problemas" así... si puedo admirarlo, me trata bonito y me huele rico, es momento de correr, a veces para acercarme, a veces para huir. Pero también con los amigos... el olor de la gente me acera o me repele. Del animal que soy, esa parte es muy instintiva en mi.

Y me sorprenden sentimientos de cercanía con gente que no he visto en mi vida... siento ausencias, siento ganas de contar mis cosas, siento amistades y sé que si esa gente viviera cerquita de mi tribu... ¿saben qué? viven cerquita de mi tribu... solo que soy muy quinética y extraño no poderlos tener en el mismo espacio real de coordenadas x(aquí), y(aquí), z(aquí).

Sí Fernando, este textico es para tí.


2 comentarios:

Ana María dijo...

Ayer encontré tu blog y ya he leído varios de tus post, este me encanta sobretodo el último párrafo, " tener en el mismo espacio real de coordenadas x(aquí), y(aquí), z(aquí). " =)

Ana dijo...

Gracias Ana María : )